Cinco escenarios de la defunción de EU para 2030, según el historiador Alfred McCoy

Bajo la lupa

Cinco escenarios de la defunción de EU para 2030, según el historiador Alfred McCoy

Alfredo Jalife-Rahme

Foto

La pregunta no es si Estados Unidos perderá su indiscutible poder global, sino qué tan precipitado y desgarrador será su declive, dice el profesor Alfred McCoy.Foto Ap

Se ha vuelto deporte global y doméstico prever la defunción (sic) de Estados Unidos, la otrora superpotencia unipolar, como es el caso del historiador galardonado Alfred McCoy (AM), quien avizora su conspicua caída en 2030 en su libro En las sombras del siglo estadunidense: el auge y declive del poder global de Estados Unidos (https://amzn.to/3Fd2S4z) de 2017.

El pensador noruego Johan Galtung, quien predijo el colapso de la URSS con asombrosa precisión, vaticinó la caída de Estados Unidos en 2020 (https://bit.ly/3Hkm9D6)cuando sus contradicciones externas e internas, así como la prevalencia de sus fuerzas centrífugas, afloraron de forma ostensible.

AM es profesor de historia de la Universidad de Wisconsin-Madison y se dio a conocer con su explosivo libro –mientras estudiaba su posgrado en la Universidad de Yale– La política de la heroína en el sudeste asiático: la complicidad de la CIA en el tráfico global de droga (https://amzn.to/3wKuNWx).

Amén de su expertise como historiador, donde escudriña las caídas de recientes imperios, AM se basa en las prospectivas del National Intelligence Council (NIC) y sus tendencias globales de cada cuatro años. NIC depende del director de Inteligencia Nacional y apoya al Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. AM surfea con las corrientes de las tendencias globales del NIC que desde el 2012 vaticinó mundos alternativos para 2030 y luego anunció para 2025 a un mundo transformado, lo que demuestra que sus optimistas previsiones son incorrectas.

En forma ominosa, en 2017 (sic), en vísperas de la toma de posesión de Trump, en su reporte Tendencias globales 2035, NIC puso en relieve el riesgo de una pandemia (¡mega-sic!) y la amplia disrupción económica que podría causar (https://nyti.ms/3FdT4HD). Desde 2008, antes de que el desafío chino fuera claro para todos, en sus tendencias globales para 2025 NIC citó la transferencia de riqueza global y poder económico de Occidente a Oriente.

Cuatro años más tarde, para su siguiente proyección de 2030, NIC asentó que “ninguna nación –Estados Unidos, China u otro gran país– será un poder hegemónico” cuando el declive relativo de Estados Unidos frente a las potencias emergentes sea inevitable. Todavía NIC soñaba que en el ámbito militar Estados Unidos conservaría su supremacía como el primus inter pares.

A juicio de AM, las tendencias negativas del poder global de Estados Unidos probablemente se agregarán de manera rápida en 2020 y pudieran alcanzar su masa crítica no más allá de 2030. Su tesis nodal radica en que el desvanecimiento económico de Estados Unidos le orillará a optar cada vez más por la opción militar tecnológica en su triple pabellón de avanzados robots aeroespaciales que representan la última mejor esperanza de Washington para retener su poder global en exceso de su evanescente influencia económica, donde tampoco hay que eliminar a China en forma expedita cuando cuenta con una red global de comunicaciones satelitales apuntalada por las más potentes supercomputadoras (sic) del mundo.

El triple pabellón de Estados Unidos radica en la baja estratósfera, la alta estratósfera y la exósfera, con toda la panoplia de ensueño de drones, satélites, naves espaciales y misiles para golpear cualquier objetivo del planeta, a lo que se suma la vigilancia de espionaje global que va dirigida contra la superpotencia ascendente China.

Los cinco escenarios del fin del siglo estadunidense no necesariamente serán un aterrizaje suave de aquí a 30 o 40 años, ya que su defunción (sic) puede ser más rápida de lo que cualquiera imagina y cuyo primer factor los representan las presiones fiscales: 1. la evolución a un nuevo orden mundial multipolar; 2. cambio climático; 3. declive económico; 4. fallidas aventuras militares, y 5. tercera guerra mundial.

A juicio de AM, los futuros historiadores probablemente identifiquen la intempestiva invasión de George W. Bush a Iraq como el inicio de la caída de Estados Unidos. AM concluye en forma inquebrantablemente determinista que la pregunta no es si Estados Unidos perderá su indiscutible poder global, sino qué tan precipitado y desgarrador será su declive. ¿Quién da más?

www.alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalifeoficial

https://t.me/AJalife

https://www.youtube.com/channel/UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw?view_as=subscriber

https://www.jornada.com.mx/2021/11/14/opinion/018o1pol

Esta entrada fue publicada en Alfredo Jalife-Rahme, Gringos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s