La trascendencia del litio

La trascendencia del litio

Antonio Gershenson

Hemos hablado en esta misma sección, sobre la importancia de profundizar en la exploración de los yacimientos de recursos minerales con la finalidad de conocer con mayor precisión la cantidad de reservas probadas de algunos metales, incluyendo el litio. Hemos escrito, también, acerca de las investigaciones que, en conjunto con Arturo Whaley y otros compañeros, desde el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ), se planteó la posibilidad de explorar y explotar nuestros propios recursos, sin la necesidad de depender de ninguna empresa extranjera.

Aunque este elemento químico ya era utilizado en diversos productos industriales, como en los de la farmacéutica, su importancia no resaltó hasta que se dio a conocer la batería recargable de litio. El elemento químico, toma entonces, el carácter de energético estratégico. Fueron el estadunidense John B. Goodenough, el japonés Akira Yoshino y el británico Stanley Whittingham, quienes desarrollaron este tipo de batería y que, por ello, se hicieron merecedores del premio Nobel de Química en 2019.

Desde el momento en que se informó de yacimientos de litio en territorio nacional, los gobiernos del siglo pasado, hasta los últimos neoliberales, pudieron atender esta fuente de riqueza natural. Pero no quisieron o no tuvieron la información correcta, aunque tal vez ya habrían negociado con las empresas inglesas y canadienses para la exploración y explotación subsecuente para enviar el litio a diversos lugares del mundo, especialmente a Asia.

En cuanto a la soberanía nacional, poder político necesario para la preservación de los recursos naturales, la exploración y explotación del litio generarán más empleos, al mismo tiempo que se evitará la especulación y la fuga de ganancias. Esto sucederá, si continúa sólo vendiéndose como materia prima exportada, sin ningún valor agregado. Con la aceptación de esta iniciativa, se desarrollarán técnicas propias para mejorar la extracción y el tratamiento del elemento químico, hasta su comercialización, tanto dentro de la República como en el extranjero.

Soberanía energética, también es que la información acerca de las reservas probadas deba obtenerse de fuentes mexicanas. Al parecer algunas empresas tienen información extra de nuestros yacimientos, lo cual nos coloca en una posición de vulnerabilidad.

En la misma iniciativa de decreto, enviada el viernes pasado a la Cámara de Diputados, por la que se modificarán los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos se agregarán nueve artículos transitorios.

Con la iniciativa, enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se rescatará y fortalecerá, por fin, a la Comisión Federal de Electricidad. Con esta propuesta, se pretende asegurar el abasto energético a más personas.

En esta iniciativa, también se agregó que para la explotación y extracción de los minerales que estén considerados como estratégicos no se otorgarán concesiones, será el Estado quien lleve a cabo dichas acciones.

Es importante hacer hincapié en que las concesiones que estén vigentes para la extracción de otros metales (oro y plata, por ejemplo) no servirán para utilizarlas ni en la exploración, o extracción y tampoco en la comercialización del litio, puesto que es considerado un elemento químico estratégico.

Insistimos en la defensa de la soberanía energética porque, después de cientos de denuncias acerca del saqueo de recursos, los gobiernos anteriores no lo asumieron como tal. La soberanía energética, su defensa y su práctica no servirán de gran cosa si desde los altos cargos se sigue argumentando que no tenemos la capacidad técnica para el procesamiento de nuestros recursos naturales. El concepto de soberanía política se comprenderá mejor conociendo el alcance de nuestra tecnología y la dimensión de las reservas de yacimientos de nuestros energéticos. Además, la soberanía nos da posibilidad de generar riqueza a favor de la población, pues podrán dedicarse mayores presupuestos para los programas sociales.

El litio es altamente cotizado en las naciones que lo están utilizando para el sostén de sus industrias. Por ejemplo, China ha fortalecido su economía por la fabricación de automóviles eléctricos y, conociendo el potencial de los yacimientos de Bacadéhuachi, en Sonora, este país ha manifestado su interés para continuar invirtiendo en la exploración y explotación de este elemento. El tonelaje de reservas probadas en Sonora ha sido estimado en 243.8 millones de toneladas por un monto aproximado de 100 mil millones de dólares.

Nos congratulamos por la iniciativa de modificación de los artículos antes mencionados, que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha enviado a la Cámara de Diputados. Si bien es fundamental rescatar a la Comisión Federal de Electricidad para devolver a esta empresa, tan saqueada durante décadas, su carácter de organismo con personalidad jurídica propia y su carácter de organismo de Estado, por otro lado, el agregado del asunto del litio es un paso a la independencia energética.

Josetxo Zaldua Lasa, mi amigode tantos años, te reitero mi afectoy amistad. Y para tu familia, mi solidaridad por tu partida

Twitter: @Antonio.Gershenson

antonio.gershenson@gmail.com .

https://www.jornada.com.mx/2021/10/03/opinion/017a2pol

Esta entrada fue publicada en AMLO, Banqueros y otras Ratas, México S.A., Mineria. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s