Alertas frente al calentamiento global… Iván Restrepo

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, el pasado 5 de junio la canciller alemana, Angela Merkel, declaró que esperaba que la próxima Cumbre Mundial sobre el Clima, a celebrarse en Glasgow del 1º al 12 de noviembre, dé un nuevo impulso para establecer medidas concretas a fin de limitar el cambio climático. Recordó cómo los países que integran la Unión Europea se comprometieron a conseguir la neutralidad climática en 2050. Consideró dramática la situación de la biodiversidad, pues hasta un millón de especies están amenazadas de extinción, gran parte de ellas en las próximas décadas.

En estos días, la señora Merkel volvió a mencionar la urgencia de tomar medidas radicales para atacar el cambio climático. Y lo hizo junto con los científicos, la clase política y los medios de comunicación al hacer los balances de la tragedia que ha sufrido la región occidental de dicho país, además de Bélgica, Holanda y otras naciones del centro de Europa. Lluvias intensas como no se habían visto ocasionaron inundaciones devastadoras hace dos semanas, justo después de que la Comisión Europea presentó su paquete de 12 medidas para una Europa más verde.

El balance hasta ahora es de más de 200 víctimas mortales en Alemania y Bélgica y daños incalculables en poblaciones, negocios e infraestructura pública. Sólo en Alemania se estiman en más de 5 mil millones de dólares. Los expertos consideran que las lluvias torrenciales y las inundaciones serán cada vez más frecuentes y vinculadas con el cambio climático. Aseguran que más calor origina más nubes de evolución diurna y que haya lluvias de mayor intensidad. Mientras Europa lamenta la tragedia, una ola de calor azota Canadá y Estados Unidos, incendios en Siberia, lluvias e inundaciones en India y China y altas temperaturas en Escandinavia y Finlandia.

En lo ocurrido en Alemania y otros países europeos también contribuyó la acción del hombre con obras públicas y de particulares mal construidas y en los sitios menos adecuados. Por ejemplo, las grandes vías de comunicación, calles, infraestructura diversa y vías de ferrocarril que cambiaron el curso de los ríos. De tal forma que cuando llueve el agua barre los obstáculos que encuentra para llegar a su destino final.

Otro elemento: las imperdonables fallas que tuvo el sistema de protección civil, al ignorar el mensaje emitido cinco días antes de la tragedia por el Sistema Europeo de Alerta de Inundaciones (EFAS), que dispone de programas muy avanzados de información climática y posibles desastres naturales.

Por su parte, los servicios meteorológicos alemanes afirman que emitieron 150 avisos de máxima alerta, de los cuales 50 en rojo oscuro, color que indica la alerta de máxima categoría, peligro para la vida y por eso evacuación inmediata. De esos avisos no hicieron caso ni siquiera los medios masivos de comunicación. Como resultado de esa falla desastrosa de las instancias gubernamentales la población no se enteró oportunamente de los peligros que corría y, por tanto, la urgencia de evacuar las localidades más expuestas. En especial a las situadas en las márgenes de los ríos.

Ahora el tema se ha politizado en extremo y permite comprobar que las medidas de protección contra crecientes de aguas por lluvias torrenciales son insuficientes en los grandes ríos y en sus afluentes. Tampoco, la infraestructura para recolectar el agua en las áreas urbanas de las ciudades, en especial las ribereñas.

No existe ya duda de que, como efecto de las actividades humanas, las lluvias torrenciales y las inundaciones que traen aparejadas, serán cada vez más habituales. Así lo confirman los modelos climáticos que destacan el papel que en todo ello juegan las emisiones de gases de efecto invernadero. Y que pueden ocurrir en el verano, cuando lo habitual en Europa y otras partes del mundo es que se presenten en el invierno. Y afectar no solamente a los grandes ríos, sino a los de menor caudal, causantes de lo que ahora tanto lamentan varios países de Europa.

Pese a tantas tragedias que muestran cómo el calentamiento global es una realidad, no faltan los que lo nieguen. Como los fieles seguidores de Donald Trump. Y en cuanto a los sistemas de alarma contra desastres naturales ¿existe alguno en México?

https://www.jornada.com.mx/2021/07/26/opinion/016a2pol

Esta entrada fue publicada en Ciencia y Salud, Naturaleza. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s