Black Cube, agencia privada israelí de espionaje, contrata al ex-director del Mossad

Black Cube, agencia privada israelí de espionaje, contrata al ex-director del Mossad

Alfredo Jalife-Rahme
Bajo la Lupa

En medio de la inagotable carnicería de Netanyahu contra el despojado pueblo palestino en Gaza, la prensa de Israel se desbordó con la contratación de Ephraim Halevy (EH), anterior mandamás del Mossad (espionaje “público” de Israel), por la agencia israelí de espionaje “privado” Black Cube (http://bit.ly/2DgVUPe).
Black Cube ha sido apodada el “Mossad privado” que destila su legendaria hediondez en sus 3 sedes de Tel-Aviv/Londres/París y fue expuesta de haber espiado a Obama, a su vice-Consejero de Seguridad Nacional, el israelí-estadunidense Ben Rhodes, y a Colin Kahl, Consejero de Seguridad Nacional del Vice-Presidente Biden, con el fin de hurtar US $6,000 millones de los depósitos iraníes en el mundo (http://bit.ly/2DgrBZ9). Según Haaretz, falló la operación.
Sus metástasis alcanzan a 70 países: desde Argentina hasta Rumania, donde 2 de sus empleados israelíes fueron arrestados por intimidar al fiscal anticorrupción (http://bit.ly/2DeqUQ0). ¿Quién es el representante de Black Cube en México?
Nada detiene a Black Cube de investigar hasta el DNA de sus víctimas explotando sus vulnerabilidades. Lo más indecente radica en la ceguera deliberada de los países anfitriones donde operan en forma “encubierta” en paralelo y/o al unísono con los servicios de espionaje de sus huéspedes.
El ennegrecido Black Cube se ha consagrado a las tratativas inmundas de los bancos israelíes Discount Bank y Hapoalim (http://bit.ly/2PRvquh).
En mi artículo “Sexo-Escándalos Politizados: Israel, Mossad y Harvey Weinstein Controlan Hollywood (http://bit.ly/2A6ZfhM)”, expuse el incesto del “ejército de espías” contratados por el confeso sionista Harvey Weinstein donde “se encuentran agentes del Mossad que forman parte de Black Cube”, siniestra firma de espionaje “privado (sic)”. Mencioné que Black Cube, fundada en 2010 por altos funcionarios del espionaje israelí, “mantiene estrechos lazos con el gobierno de Israel y sus agencias de espionaje”, donde destacaba Meir Dagan, anterior mandamás del Mossad.
El disoluto cineasta israelí de Hollywood, Harvey Weinstein, había contratado a Black Cube por US $1.3 millones con el fin de “suprimir los alegatos de que había violado y acosado a decenas de mujeres”.
Black Cube ha sido descrita como “una rama casi privada del Mossad (http://bit.ly/2DgrTPu)” que buscaba descarrilar el acuerdo que había conseguido Obama con Irán.
A Sputnik no pasó inadvertida la impúdica contratación de EH, de 83 años y nacido en Londres, por Black Cube que también recluta espías de Shin Bet, espionaje interno, y Haman, espionaje militar (http://bit.ly/2PNUzX1).
Jorge Benítez (JB), del rotativo español El Mundo, afirma que los agentes de Black Cube fueron contratados por el catalán Puigdemont (http://bit.ly/2DdTLE5) y expone sus inmundicias en Madrid: “Sus clientes son grandes empresas, magnates y gobiernos. Pueden cobrar un 4% del “dinero recuperado” en una operación y “ha sido relacionada en asuntos de todo tipo, desde disputas empresariales (su mayor fuente de ingresos) hasta elecciones (sic)”: “Black Cube es el Mossad S.A”.
Según Forbes, con datos de la consultora Gartner, el “espionaje comercial” mueve US $80,000 millones en el mundo. Para ello Black Cube usa “analistas con conocimientos en Derecho, Psicología y Finanzas que trazan perfiles psicológicos de las personas que pueden tener información relacionada con el caso”.
¿Utilizarán sus “servicios” los cárteles de la droga para su encarnizada competencia interna?
Según JB, Black Cube “nunca trabajaría para un enemigo declarado de Israel” como “Irán, Irak, Siria y Líbano (sic)”.
Siempre me ha llamado la atención la razón por la cual cierto tipo de entelequias esotéricas en Israel y EU con avasallante poder usan el nombre “black”: BlackRock (mayor banco de inversiones del mundo), Blackstone (mayor firma de inversiones de capital privado/“private equity”), Blackwater (ejército privado de mercenarios del Pentágono), Black Cube, etc.
¿Será una mera coincidencia lingüística o una herética clave monástica digna de indagar por Umberto Eco en “El Nombre de la Rosa”?

http://alfredojalife.com
@AlfredoJalifeR_
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alfredo Jalife-Rahme, General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s