Licitaciones perversas

Negocios y Empresas

Licitaciones perversas

Miguel Pineda
.

Hay un mecanismo perverso en las licitaciones públicas en México que genera un alto nivel de corrupción: cualquier empresa que licite puede participar ofreciendo un insumo que la competencia no maneja o un precio bajo al gobierno, el cual se incrementa a capricho, en un negocio ilegítimo entre empresa y autoridades.

Los casos más sonados en estos momentos son los de carreteras y obras de infraestructura, que van del tema de la construcción de la casa blanca del presidente Peña Nieto y la de campo del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, por parte del Grupo Higa, de Juan Armando Hinojosa Cantú, a la tragedia del socavón en Cuernavaca, donde la constructora responsable es Epcor, de Juan Diego Gutiérrez Cortina y familia, en contubernio con la española Aldesa.

Cuando se revisan los presupuestos iniciales, presentados por Grupo Higa o por Epcor, resulta que estas constructoras ganan las licitaciones mediante un sistema de acumulación de puntos, al ofrecer un bajo precio; pero en el transcurso de la obra se les autorizan gastos multimillonarios por obras secundarias que llevan los costos a niveles inauditos, dos o tres veces superiores al costo original.

Prácticamente el proceso se repite en todos los sectores con licitaciones a modo. En el caso del Seguro Social, por ejemplo, la empresa Baxter dirigida en México por Jaime Alberto Upegui, ganó un contrato para diálisis peritoneal en Puebla, de manera ilegal, en contubernio con Enrique Doger, delegado del instituto en Puebla, al descalificar los insumos de la competencia. Por fortuna, Mikel Arriola intervino y las autoridades anularon la licitación referida.

Otro ejemplo es la adquisición de tecnología. El emblemático Proyecto de Integración Tecnológica Aduanera está en duda, porque Kio Networks, de María Asunción Aramburuzabala, no ha cumplido en tiempo y forma sus compromisos, según información del Servicio de Administracion Tributaria.

El contubernio en la obra pública entre autoridades y empresarios se da en todos los niveles y en todos los sectores, lo que genera una gran sangría de recursos que afecta profundamente el desarrollo de nuestro país. Parte de este problema es el esquema de licitaciones públicas que permite el incremento del presupuesto a las obras contratadas en forma poco transparente, sin contar con un verdadero control por parte de las autoridades.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Corrupción, General, México S.A., PANazis, Peña Nieto, PRInosaurio. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s