Gracias a la CFE

Foto
A

 

Atres años ya. En julio de 2014 instalé en la casa un sistema fotovoltaico de generación de energía y bajé para siempre la palanca de conexión a la red pública. Fue, como lo relaté aquí mismo, la culminación de una pesadilla que empezó en octubre de 2009, cuando el calderonato asestó la puñalada defintiva a Luz y Fuerza del Centro y orilló a los trabajadores de la empresa y a miles de usuarios a una resistencia desgastante y agotadora. En mi caso, la primera factura emitida por la Comisión Federal de Electricidad fue una declaración de guerra: un incremento de 100 por ciento con respecto al monto de la anterior. La solidaridad debida al SME y el intento de atraco a mi bolsillo no me dejaron más remedio que ir a la confrontación, primero con un recurso de inconformidad ante Profeco y luego, cuando la nueva proveedora de energía me suspendió el servicio de manera ilegal, en la forma de un duelo de desconexiones y reconexiones que duró más de cuatro años. De manera paciente y generosa, las víctimas del atropello laboral me devolvieron la solidaridad enganchándome al poste en cuanto las cuadrillas de pobres subcontratados por la CFE se alejaban un par de cuadras. En ese lapso investigué modalidades alternativas de generación de electricidad, experimenté con unos páneles solares casi de juguete conectados a un acumulador de automóvil y para mayo de 2014 ya estaba dispuesto a producir mi propia electricidad con celdas fotovoltaicas.

El cálculo de las dimensiones del sistema me resultó extremadamente difícil, porque por entonces no tenía la menor idea de electricidad ni era capaz de diferenciar entre un voltio, un watt y un amperio. Tras desechar algunas propuestas leoninas de algunas empresas dedicadas a ese rubro, hice contacto con un equipo de ex trabajadores de LyFC que estaban dispuestos a llevar a cabo la instalación, encontré en Mercado Libre a un proveedor que podía enviarme desde Tijuana los elementos requeridos y me lancé a la aventura. Como lo narré hace tres años, fueron días, noches, semanas y meses de dudas, incertidumbres, incomodidades, gastos de más, cálculos de menos y travesías por las tierras áridas de la ignorancia. La instalación empezó a funcionar a principios de julio, y para septiembre ya estaba totalmente estabilizada y la casa funcionó como lo había hecho siempre. Ah, y las facturas de la CFE siguieron llegando con los mismos montos que cuando estaba conectado a la red pública.

Dejo constancia de mi agradecimiento a Jonathan Garduño, el hombre que me vendió los equipos y que fue mi guía a distancia y mi paño de lágrimas en las inciertas semanas que siguieron a la instalación inicial, y a Romualdo Rivera y su familia, que se hicieron cargo de subir páneles, soldar estructuras, atornillar, conectar, probar y modificar.

El generar la propia energía, el no preocuparse más por variaciones de voltaje ni por apagones y el ahorrarle cada año al planeta una contaminación equivalente a unos miles de litros de diesel quemado, producen un estado de serenidad difícil de explicar; al mismo tiempo, inducen una conciencia particular sobre las necesidades y los derroches de electricidad, y contribuyen a una reorientación de las actividades hacia lo diurno, no porque uno vaya a quedarse a oscuras en la noche, sino porque mientras menores sean las descargas a las que se somete el banco de baterías, mayor será su vida útil. El único aspecto frustrante de la experiencia fue mi incapacidad para socializarla. Aunque invité a visitar la instalación a buena cantidad de gente –calculo que un centenar de personas–, sólo en un caso alguien se animó a replicar mi experiencia. Como evangelista de la energía solar resulté un fiasco.

La situación cambió en diciembre pasado. En una visita a la red de cooperativas Tosepan, en Cuetzalan, y en el contexto del movimiento en defensa del territorio que se desarrolla en la zona de la Sierra Norte de Puebla para resistir los proyectos de muerte (explotaciones mineras a cielo abierto, instalaciones de alta tensión, hidroeléctricas y otros megaproyectos), empezamos a concebir la vía de la soberanía energética para las comunidades de la región. Los compas que viven allá comprendieron al instante la trascendencia de esta idea y en enero ya estábamos instalando un pequeño generador solar en el campamento que la Asamblea en Defensa de la Tierra puso frente a un predio en el que la CFE pretende construir una subestación, y en junio pasado se inició la instalación de un sistema de páneles en Tosepan Kali, el hotel ecológico de la Tosepan en Cuetzalan.

La red de cooperativas ha sido el protagonista y el motor principal del proyecto. No menciono por sus nombres a los directivos y asesores de la Tosepan que entendieron desde el primer instante la importancia de la propuesta y la asumieron como propia porque no estoy seguro de que quieran ser mencionados. Si leen esto, queridas y queridos compas, sabrán que me refiero a ustedes, así que va mi admiración, afecto y agradecimiento. Jonathan, a quien me vincula un hondo compañerismo desde que me ayudó a instalar los fierros que él mismo me había vendido, se ha entregado al proyecto con una energía y una generosidad invaluables. En el camino nos pusimos en contacto con Abelardo González Quijano, empresario e industrial cuyo centro de operaciones se encuentra en la ciudad de Puebla y que posee una vasta experiencia en energía solar y otros rubros, así como una excepcional visión de conjunto del panorama energético del país y una lucidez combativa sobre la urgencia de emprender una transformación nacional en este ámbito. Abelardo hizo suya la causa y le dio una dimensión y extensión que no nos habríamos atrevido a imaginar. Entre todos hemos ido entendiendo que la revolución energética es posible y necesaria, que no se trata de un mero cambio tecnológico, sino de una apuesta por la organización social y la educación, y que no irá de las ciudades al agro, sino al revés: será el campo la punta de lanza de la transformación.

Ayer hice un mantenimiento mayor a mi banco de baterías. En tres años, ni éstas ni los páneles solares han reducido su rendimiento en forma perceptible (para mi sorpresa) y hace unos meses, aunque funcionaba correctamente, cambié el controlador de carga original, un fierro gringo de precioso diseño, muy caro, ultrasofisticado, hípster a más no poder y mamoncísimo, por un clon hecho en China que cuesta la quinta parte y hace lo mismo, pero mejor. El único sobresalto que he tenido en este tiempo fue cuando el Popo vomitó una lluvia de ceniza y los páneles quedaron cubiertos por una capa de polvo, lo que redujo notablemente su funcionamiento. Bastó con limpiarlos y volvieron a trabajar con normalidad.

El 4 de julio de 2014, les decía, publiqué una columna en la que relataba mi adiós cargado de rencor a la empresa eléctrica de clase mundial. A la distancia veo que debo trocar el rencor por la gratitud, porque de no ser por ese brutal y corrupto golpe de mano con que el calderonato acabó con LyFC y nos arrojó en las garras de la CFE, y sin los abusos y atropellos cometidos por ésta, no andaría metido en estas aventuras.

navegaciones.blogspot.com

Twitter: @navegaciones

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CFE, General, Navegaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s