Tóxica, el agua que se consume en ocho poblados ribereños de Sonora

Casi tres años después del derrame, aún contiene altos niveles de arsénico, plomo y cobre

Tóxica, el agua que se consume en ocho poblados ribereños de Sonora

Exigen activistas cumplir con la construcción de 27 plantas potabilizadoras

Grupo México sólo planea instalar siete fijas y emplear dos unidades móviles

Padecen secuelas 360 personas

http://www.jornada.unam.mx/2017/06/23/estados/026n1est

Foto

La salud de 360 habitantes de ocho municipios se vio afectada por la contaminación del río Sonora con millones de litros de sustancias tóxicas provenientes de la mina Buenavista del Cobre, de Grupo México, el 6 de agosto de 2014Foto Cristina Gómez Lima
Cristina Gómez Lima
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 23 de junio de 2017, p. 26

Hermosillo, Son.

Casi tres años después del mayor desastre ambiental en el país, el derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre acidulado de la compañía minera Buenavista del Cobre, de Grupo México, en el río Sonora, un estudio reveló que el agua que consume la gente en los ocho poblados situados en la ribera de ese cauce aún contienen altos niveles de plomo, arsénico y cobre.

El estudio, a cargo del Grupo Microanálisis, laboratorio que realiza trabajos especiales para la Unidad de Vigilancia Epidemiológica y Ambiental, dependiente de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) se realizó en las aguas que consume la población de Banámichi.

Elda León y Loyda Valdez, habitantes de ese municipio, utilizaron los estudios como evidencia para alertar a la población en medios de comunicación locales y redes sociales, y llamar al consorcio minero propiedad de Germán Larrea Mota Velasco y a las autoridades para solucionar el problema de inmediato.

El análisis destaca que la concentración de plomo es de 0.0223 miligramos por litro de agua, lo que excede en 25 por ciento el límite previsto en la norma oficial mexicana NOM-127, es decir, el agua que corre por la red de Banámichi no es apta para consumo humano.

En Sonora hay mineras nacionales y extranjeras; ambas explotan recursos sin controles, reglamentos ni vigilancia. Exigimos a las autoridades municipales, estatales y federales que se instalen las (plantas) potabilizadoras que hace tres años ofrecieron y autorizaron para los pueblos del río Sonora, demandaron León y Valdez en sus redes sociales.

En entrevista, Loyda Valdez demandó al consorcio minero que de inmediato cumpla los compromisos pactados en septiembre de 2014, entre ellos la instalación de 27 plantas potabilizadoras para abastecer a los habitantes de la región.

Que los responsables pongan plantas con agua limpia, garanticen salud y vida a los pobladores, pero sobre todo, que no enfermen más personas, declaró Loyda Valdez, habitante de Banámichi.

Pendientes, las obras más importantes del fideicomiso

El 11 de abril pasado, Grupo México ordenó reducir de 27 a nueve el número de plantas potabilizadoras que se construirían para abastecer a los 25 mil habitantes de los ocho municipios ribereños afectados.

Según los planes más recientes anunciados por directivos de Grupo México, habrá siete plantas fijas y dos móviles. Las primeras se construirán en los municipios que determine la Comisión Nacional del Agua luego de un estudio para definir las necesidades de la población.

El Fideicomiso Río Sonora (creado por la empresa) ha gastado mil 250 millones de pesos y le restan 750 millones para instalar las purificadoras con tecnología de ósmosis inversa. Es decir, ya se usó la mayor parte de los recursos y todavía no se construyen las obras más importantes: el hospital para atender a las víctimas del derrame y las plantas potabilizadoras para consumo humano y actividades productivas.

Los principales problemas de salud que padecen los afectados por los tóxicos derramados por Buenavista del Cobre son dermatológicos (hay 290 casos diagnosticados, según la Cofepris), gastrointestinales (18), oftalmológicos (17) y neurológicos (12). En el municipio de Ures habitan 96 de los enfermos; 73 en Aconchi, 63 en Baviácora, 53 en Arizpe y 39 en Banámichi.

En total hay 360 personas que sufren secuelas por exposición a tóxicos en el agua de los pozos alimentados por el río Sonora.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia y Salud, General, Sonora. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s