¡Viva quien vence!

¡Viva quien vence!

José Cueli
B

Bien se parece, Sancho, que eres villano y de aquellos que dicen: ¡Viva quien vence! Murió Camacho el rico, y más sonados fueron sus funerales que sus bodas. Que encuentran una similitud en las elecciones del fin de semana en el estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz. Todos se declaran ganadores, no existen los perdedores. No existe la posibilidad de conciliar intereses diversos y aun opuestos. Difícil descubrir lo racional. Se pierde control, valores, jerarquías, la política se pulveriza.

Hablando de vencer o ganar en el episodio de las ruidosas bodas del rico Camacho que desbanca a Basilio el pobre, Don Quijote dice a Sancho que acaba de ser obsequiado para su almuerzo con varias aves entre el humo oloroso de las viandas que prometen para la comida nupcial mucho más y se regocija muy humanamente en el fondo de su alma que la novia haya sido para quien pueda obsequiar a los demás tan opíparamente. ¡Viva quien vence!

¡Venga torero! “Plañen las viejas, hipan las mozas, cesan las gaitas, campanas doblan en muchas leguas a la redonda. Vienen de lejos los labriegos, unos en trotadoras yeguas cabalgando, con luengas capas de estirados cuellos y los sombreros anchos; otros humildes, de anguarina y gorra, sobre las raíces de tardío paso. Todos solemnes, todos callados, hacia la aldea van caminando.

“En los lares del difunto la comitiva forastera tiene cena y lecho dispuestos, como cumple al linaje del muerto, cual se debe a las horas del duelo. Largas mesas cubiertas con riquísimos manteles, manjares abundantes y variados a la asamblea rústica le ofrecen ollas como tinajas, calderas y sartenes encierran mil viandas. Las frituras caen en la miel salidas del aceite. Panes y quesos se alzan en muralla con las corambes de abultados vientres. Son funerales, bodas parecen.

“Allí los curas, entre sorbo y sorbo y en mesa aparte y con primor servida cuchichean y cuentan lentamente por los dedos, las misas que les dejó el difunto. Fuera, parte de las del funeral de los tres días y las de cabo de año. Veinte el párroco, éste 15, aquél 12…, más los dichos del entierro y los gastos para cera, ítem más los responsos suma limpia, rato por cantidad, tanto más cuanto. Y sobre el muerto y su piedad platican diez, 20, 100, 200 misas. Oremos, rezan, Gandeamus trincan.”

Criados y pastores y mendigos toman parte en el duelo. Allá a sus anchas, los mozos de labor en la cocina, gulusmean, engullen, prueban, cantan, parten los panes, cortan los torreznos; las carnes trinchan y los cueros sangran, celebran las exequias los pastores juntos en la majada y en redor de la hoguera donde humea la suculenta caldereta, yantan. Mendigos en tropel de los contornos rondan ansiosos la mortuoria casa y del festín los relieves dispútanse a empellones y puñaladas. Todos ahítos llenan la panza, todos se afligen por la desgracia. ¡Dios en el cielo tenga su alma!

Entre los brazos de su fiel Quitería que al muerto le burlo, Basilio el pobre no acierta a refrenar el contento que aún celoso esconde. Y mientras Sancho traga a dos carillos y menudea tientos a las odres, riendo amarga, serena, noble, surge la sombra de Don Quijote. ¡Viva quien vence!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, José Cueli. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s