Estado de México: Nubarrones de fraude hacia el “Día D”

El próximo 4 de junio, más que elegir al gobernador del Estado de México, los votantes mexiquenses definirán la elección presidencial del 2018. Si el priismo perdiera los comicios en esta entidad –la cual ha dominado durante casi 90 años–, podría despedirse de la Presidencia. De eso están conscientes el PRI y el gobierno federal, que están volcando todos los trucos de su acervo –entre ellos las campañas sucias contra sus rivales, la compra del voto, el acarreo masivo– a fin de hacer ganar a su candidato, Alfredo del Mazo. Analistas y documentos consultados por Proceso plantean que el fraude es una posibilidad más que cercana. El PRI le llama “Día D” a la elección mexiquense en la que cifra demasiado.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La del Estado de México el próximo 4 de junio será una elección de Estado, fundamental para el presidente Enrique Peña Nieto pues están en juego su futuro político y el del clan al que pertenece, el llamado Grupo Atlacomulco, arraigado en la entidad desde hace 87 años, así como la permanencia del PRI en el poder en los comicios presidenciales del próximo año.

Por eso los gobiernos federal y estatal y el PRI no han escatimado en nada para apoyar a su candidato, Alfredo del Mazo Maza: han designado a los miembros del gabinete social, así como a la mayoría de los gobernadores priistas y hasta el del Partido Verde, para ocuparse de los distritos prioritarios para lo que ellos llaman el “Día D”.

Desde abril, cuando arrancó la campaña electoral mexiquense, pero sobre todo en las últimas semanas de mayo, se ha denunciado la participación de los gobiernos federal y estatal en apoyo a Del Mazo mediante el uso de programas sociales a cambio del sufragio por el PRI, la intervención directa de secretarios del gabinete social, la actuación de gobernadores y la compra del voto.

El pasado miércoles 10, la organización Ahora, que encabeza Emilio Álvarez Icaza, presentó una denuncia ante el Instituto Nacional Electoral (INE) para que se investigue el posible desvío de 4 mil millones de pesos a la campaña de Del Mazo de parte de los gobiernos de Peña Nieto y del gobernador mexiquense, Eruviel Ávila.

El lunes 22, el presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, denunció en las redes sociales que miembros del gabinete del Estado de México y funcionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto estarían comisionados para operar el fraude en los comicios mexiquenses.

López Obrador mencionó al secretario de Salud, José Narro, así como a los titulares de las secretarías de Educación, Comunicaciones y Transportes y Desarrollo Social –Aurelio Nuño, Gerardo Ruiz Esparza y Luis Miranda, respectivamente–, como parte de esta estrategia.

Las acusaciones que López Obrador hizo públicas en las redes sociales –con documentos– fueron rechazadas por el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, quien en varios mensajes vía Twitter manifestó desconocer quién elaboró esos documentos y recomendó que toda denuncia se haga ante las autoridades correspondientes.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2117, ya en circulación

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EDOMEX, General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s