Carstens se va tranquilo… Inversión cae 1.8 por ciento… Vaquita marina y algo más

México SA

Carstens se va tranquilo

Inversión cae 1.8 por ciento

Vaquita marina y algo más

Carlos Fernández-Vega

Promete el doctor catarrito, Agustín Carstens, que antes de abandonar el timón del Banco de México (próximo noviembre) dejará un nivel inflacionario encaminado hacia nuestro objetivo (3 por ciento, con una banda de menos uno-más uno), por lo que, dice, me voy con tranquilidad.

Qué bueno que sea feliz, aunque la papa caliente se la deja a los mexicanos que viven en carne propia la inflación más alta del sexenio peñanietista, amén de que actualmente tal indicador registra niveles no vistos en ochos años, cuando menos, con todo y que el propio personaje vaticinó que el megagasolinazo de enero no tendrá efectos inflacionarios..

Recuérdese que desde diciembre pasado el ex secretario calderonista de Hacienda (quien en 2008 afirmó que al país la crisis en Estados Unidos le hacía los mandados) presentó su renuncia al cargo que desde el 1 de enero de 2010 ocupa en el Banco de México, pues fue designado gerente general del Banco de Pagos Internacionales, con sede en Basilea, Suiza. Originalmente tal renuncia se haría efectiva a partir del 1 de julio de 2017, pero la pospuso a noviembre del mismo año a petición del inquilino de Los Pinos.

Pero bueno, el hecho es que la inflación reporta alza sostenida en las dos vertientes: la que afecta al consumidor (5.82 por ciento anualizada a abril, contra 2.54 por ciento un año antes) y la que presiona a los productores (8.75 por ciento en igual periodo, contra 4.12 por ciento). Lo mejor es que a principios de 2017, y tras el mega gasolinazo, el todavía gobernador del Banco de México aseguró que no estamos viendo un fenómeno inflacionario, pues no hay un crecimiento generalizado ni sostenido de los precios

Bien, pero ¿cómo le hará el doctorcatarrito de aquí a noviembre próximo para que la inflación seencamine hacia nuestro objetivo? Quién sabe, pero si nos atenemos a su diagnóstico de la crisis de 2008 –que no fue errado, sino brutalmente equivocado–, entonces agárrense.

En vía de mientras, el Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, campus estado de México, divulgó su análisis semanal (Primer bimestre de 2017 negativo para la inversión fija bruta; la confianza empresarial de las manufacturas, construcción y comercio se ubicó nuevamente en terreno negativo), del que se toman los siguientes pasajes.

La economía mexicana mantendrá una evolución moderada. Aun cuando el consumo privado interno de nuestro país mostró un avance de 3.8 por ciento durante el segundo mes del año en curso, su accionar en los próximos períodos podría verse truncado como consecuencia de los incrementos en los niveles de precio tanto para los consumidores como para los productores. Adicionalmente, los índices de confianza de ambos actores nuevamente registraron una evolución negativa durante abril pasado, mermando con ello las posibilidades de que en el corto plazo la inversión fija bruta corrija su desempeño negativo.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor presentó un incremento de 5.8 por ciento anualizado en el mes de abril. Los aumentos en los precios de los energéticos han sido el factor de mayor relevancia para que la inflación de nuestro país continúe incrementándose. Destaca el hecho de que por cuarto mes consecutivo las gasolinas de bajo y alto octanaje reportaron crecimientos anuales de doble dígito (23.4 y 28.3 por ciento, respectivamente). Tales incrementos sin duda han influenciado el encarecimiento de los insumos para la producción de tal forma que el índice de precios al productor exhibió un aumento de 8.7 por ciento durante el mes en cuestión.

De mantenerse una inflación elevada por períodos prolongados el ritmo de crecimiento del consumo podría verse afectado, aunado al hecho de que la confianza del consumidor tampoco resultó muy satisfactoria. Si bien durante abril el indicador de confianza creció 3.8 por ciento en términos mensuales, en su comparativo anual la cifra se ubicó en terreno negativo (-5.7 por ciento) ya que todos los elementos que conforman el índice mostraron un desempeño a la baja, en donde la caída más significativa se suscitó en el componente que toma en cuenta las posibilidades en el momento actual de los integrantes del hogar, comparadas con las de un año atrás, para realizar compras, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos (-10.8 por ciento).

Por otro lado, la confianza empresarial continúa desgastándose. Tanto las manufacturas (-2.3 puntos), la construcción (-2.3 puntos) y el comercio (-1.6 puntos) presentaron variaciones negativas durante el mes de abril. De hecho, desde octubre de 2014 los tres sectores no han exhibido una diferencia positiva al mismo tiempo. Factores macroeconómicos externos como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la decisión sobre las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos y la volatilidad del tipo de cambio han jugado en contra de las expectativas de los empresarios.

Además, situaciones propias de nuestra nación –tales como la falta de una estrategia efectiva para combatir la inseguridad y los altos niveles de corrupción– también han contribuido en detrimento de los niveles de confianza empresarial.

El escenario anterior se ve reflejado en el desempeño a la baja de la inversión fija bruta. Para el mes de febrero ésta exhibió una contracción de 0.8 por ciento en términos mensuales, de manera que durante el primer bimestre de 2017 tal indicador acumuló una variación negativa de 1.8 por ciento con respecto al mismo período del año pasado.

Así, mientras el clima de negocios en México no sea el adecuado, resultará complicado que la inversión privada nacional juegue un papel más notable en la evolución de la economía mexicana. El consumo interno por sí solo no podrá cargar con todo el peso de generar crecimiento económico y más si se avecinan períodos con aumentos en el nivel de precios.

Las rebanadas del pastel

Habrá que escribirle a Leonardo DiCaprio para enterarlo de que en México no sólo la vaquita marina está en peligro de extinción, sino todos los habitantes de esta República de discursos, pues a nivel internacional nuestro país ha obtenido medalla de plata por registrar el mayor número de asesinatos en el mundo (23 mil a lo largo de 2016), sólo superado por Siria, de acuerdo con el informe del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos. A ver si Peña Nieto le contesta por segunda ocasión.

Twitter: @cafevega

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, México S.A.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s