Un alcalde mandilón… Proyecto de novela negra… Parte I

UN ALCALDE MANDILÓN (I)

.
La situación en México es alarmante y no hay una solución fácil a los muchos problemas que vivimos, en gran medida debidos a una serie de crisis que quizá comenzaron por allá por 1976 con Echeverría y sus devaluaciones. Según datos creíbles, en el país van más de 200 mil muertos y por arriba de 29 mil desaparecidos. Nuestro Celaya padece una serie de asesinatos que de ninguna manera son aislados y creo que son parte de algo planeado. ¿Por qué te digo esto? Porque al dar seguimiento a las noticias, veo que la realidad supera con mucho a la fantasía. Solamente hay que hilar un poco y podríamos construir una novela negra policiaca. Te comentaba que el día 6 de abril asesinaron a dos personas, a menos de 200 metros de la comandancia de policía. Uno era policía y otra, su mujer embarazada. Sumados, ya van siete policías asesinados en un corto periodo. Pues bien, en un arranque de imaginación y de contrastante realidad, la novela podría comenzar así:

.
El sol pegaba ardiente con latigazos de calor al pavimento, los que revotaban irreverentes azotando la cara de las personas, calentando no solo su piel, sino también, los zapatos lo suficiente para llegar a casa y tirarlos a un balde de agua. Pero en el cuarto de la casa donde comenzó a sonar un teléfono, competía con su timbre, el aire acondicionado y el resonar de un amplificador que en ese momento repetía la música de la banda del momento. Apenas se escuchaba el teléfono lo necesario para que contestara una voz ronca y arrastrada por las cubas frías que ingería para disminuir el aburrimiento después de la comida. Quien contestó la llamada, era el jefe de la plaza y denotaba autoridad y la hacía sentir.
-¿Bueno, qué quieres Justino? –Contestó el Chipotles, jefe de la zona.
-Hola jefecito, pues nada, usted disculpe que lo moleste, pero creo que usted debe saber que Librado regresó a la comandancia. Y como usted nos ordenó que estuviéramos a las vivas, es que le estoy llamando –Dijo Justino en voz baja.
-Me cagas los guevos Justino, habla más fuerte y dime que hace Librado en la comandancia –Arremetió el Chiplocles.
– Así es jefecito, lo vi el día de ayer, y hace un rato me enteré que mañana comienza a chambear como policía de grado uno con turno de la tarde y asignado a cuidar las barandillas –Reviró Justino con voy ya más firme y fuerte.
-Qué la Chingada, ¿Qué no entendió el pendejo de Librado las amenazas que le dimos cuando era escolta del comandante Cerillo? ¿Qué no entendió después que matamos al comandante Cerillo, que debería de largarse y no abrir el hocico? Este guey no entiende. Mira Justino, cuando salga Librado de la comandancia avísame, yo estaré cerca. Y avisa a los otros polis tus compañeros, que no salgan un rato después que salga Librado. Diles que lo ordeno yo –Mandó el Jefe Chipotles y colgó el teléfono.
-A ver Cipriano, Cirpiano –Gritando el Chipotles llamaba a su segundo.
-Escucha bien Cipriano, traite la AK-47 y dile al Chilpayate que prepare la camioneta azul y se lleve la fusca porque vamos a poner orden en la comandancia –Sentenció el Chipotles al aturdido Chilpayate que apenas se acomodaba un pericazo. Sin más salió el Chilpayate a cumplir las órdenes.
-Carajo no entienden -pensó para sí el jefe Chipotles- que en la plaza debe haber orden y las cosas se hacen como corresponde. Ya nos echamos al comandante Cerillo, la comandante Lucila y cinco cabrones más. ¿Y no tuvieron que salir corriendo un montón de cuicos porque no se ajustaron al plata o plomo? Si hasta el alcalde mandilón tuvo que pedirme perdón, después que le retuvimos a uno de sus nietos, y se la sentenciamos de no intervenir en mis negocios. ¿Si no me pongo cabrón, que cuentas le entrego al mero, mero?
La calle seguía caliente, se esperaban vientos fríos del norte, pero sería hasta la noche. Apenas eran como las cuatro de la tarde cuando Librado salió de la comandancia. Lo esperaba en la puerta su mujer con ocho meses de embarazo. Librado planeaba que con la quincena podría comprar una cuna y algunas otras cosillas. Se encaminaron los dos por Ignacio Camargo rumbo a su casa, y la mujer se tapaba la cabeza con una sombrilla. Casi llegando a Rosas Moreno, Librado le dijo a su mujer que llevaran miel, y se pararon a tocar un timbre junto a un letrero que ofrecía el producto. En eso se paró junto a ellos una camioneta azul de la que descendieron tres hombres y sin ningún aviso, les descargaron el AK-47 y todavía, un hombre moreno, alto y cuerpo fornido y atlético, descargó sobre la cabeza de Librado un balazo. Y como dicen en cliché de los periódicos poco imaginativos, huyeron con rumbo a la salida hacia Salvatierra.
Como era de esperar, la gente primero corrió a protegerse al escuchar las detonaciones y poco a poco se arrimaron a mirar los cuerpos tirados. La mujer respiró un rato más y luego ya no. El cuerpo de Librado no se movía y solo chorros de sangre lo rodeaban. Alguien avisó al 911 pero a pesar de estar tan cerca la policía, tardó en llegar más de media hora. Dando tiempo a que el Chiplotles y su gente llegaran casi a las inmediaciones de Salvatierra. Bueno, eso si el Chipotles estuviera huyendo. Pero no, los sicarios fuero a meterse a un restaurate Brasileño, allá por Liverpool, a gozar del bufet de carnes acompañado de unas chelas bien muertas.
Al día siguiente, el alcalde mandilón solamente atinó a confesar que, la violencia sucede en todo el país y que él, por su parte, hacía lo mejor que podía. O sea, mal de muchos consuelo de tontos. Creo que el alcalde mandilón sería uno de los personajes más ridículos de los escritos de Kafka. ¿O, no?

(Continúa)

Parte II

Parte III

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rimas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s