Trucos y ocultamiento de los Calderón

Trucos y ocultamiento de los Calderón

En el sexenio que gobernó el país, Felipe Calderón ocultó los terrenos e inmuebles que adquiría y no aparecen ni en sus declaraciones de conclusión del encargo. Ahora que Margarita Zavala, su esposa, quiere llegar a la presidencia, a los dos les entró un repentino afán de transparencia. Sólo que mientras Calderón admite parte de su riqueza inmobiliaria, Zavala recurre a un truco publicitario para mostrar sólo parte de su patrimonio.   

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La puerta pintada de un tono rojizo se abre y una voz extiende la invitación:

–Hola, soy Margarita Zavala y quiero que entres a mi casa.

La cámara de un teléfono móvil, que opera ella misma, muestra la cocina, el comedor y la sala de la planta baja de la casa que Zavala Gómez del Campo habita con su marido, Felipe Calderón, y sus tres hijos. El recorrido visual alcanza el patio y remata en la biblioteca.

“Gracias por hacer conmigo este recorrido”, agradece la política panista mientras enfoca con la cámara su rostro sonriente, con el que concluye la videograbación de 2 minutos y 11 segundos que difundió, desde el domingo 28 de marzo, en redes sociales. “Gracias por entrar a mi casa”, se despide.

Pero Zavala mostró apenas unos metros de la remodelada casa familiar y ocultó también las numerosas propiedades que están a nombre suyo y de Calderón, una prosperidad inmobiliaria que inició desde que éste se ostentó como presidente de la República, cargo que también ella ambiciona conquistar como candidata del Partido Acción Nacional (PAN) o “independiente”.

El objetivo del video de Zavala, exhibir la austeridad de su patrimonio, contrasta con la acumulación de casas, departamentos y terrenos, así como la multiplicación de cuentas bancarias entre 2006 y 2012, es decir, durante el gobierno de su marido, quien es en los hechos el coordinador de su campaña.

En 2006, la pareja poseía una casa –la misma que Zavala mostró parcialmente en el video, en la calle Cóndor 231, colonia Las Águilas– y una construcción vecina en obra negra, así como un terreno rústico en Ayapango, Estado de México. Nada más.

Las cuentas bancarias de la pareja sumaban apenas un millón de pesos, luego de que Calderón quedó desempleado desde junio de 2003 y Zavala, quien era diputada federal hasta marzo de ese año, se hizo cargo de los gastos del hogar. “Ella me mantiene”, decía él.

Pero en el sexenio de gobierno llegó la bonanza: además de la casa familiar, en Las Águilas, delegación Álvaro Obregón, los Calderón adquirieron otras propiedades en esa misma calle que están interconectadas, y en el Estado de México:

–Una casa contigua a la familiar en la Ciudad de México.

–Cuatro departamentos: dos a nombre a Zavala y dos al de Calderón.

–Un estudio de Calderón.

–Un chalet de descanso en Ayapango, Estado de México, de ambos.

–Y tres terrenos de la pareja que suman una superficie de casi 42 mil metros cuadrados, también en Ayapango.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2079 de la revista Proceso, ya en circulación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Banqueros y otras Ratas, PANazis. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s