Peña, el apestado

Peña, el apestado

-Una carga en Edomex

-Latente elección de Estado

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) vale lo que Enrique Peña Nieto en vísperas de su Cuarto Informe de Gobierno: Un triste 20%, que apunta a la derrota en el 2018.

Peña no ganó bien en 2012 y mal acabará seis años después, en el final de una carrera de corrupción y de impunidad. Ya perdió, en junio, siete de 12 gubernaturas y en las tres del próximo año es un lastre para su partido.

Y en el Estado de México, entraña de Peña y del grupo Atlacomulco –el más mafioso de los grupos priistas–, perder es una afrenta inaceptable, pero llegó la hora al cabo de ocho décadas de hegemonía.

En esa entidad, la de mayor votación del país, la derecha se perfila como ganadora si la candidata del Partido Acción Nacional (PAN) es Josefina Vázquez Mota, pero la izquierda puede triunfar si Alejandro Encinas es capaz de articular una coalición de izquierda, sobre todo si el candidato priista es Alfredo del Mazo, un Peña chiquito, otro junior del Grupo Atlacomulco.

La variable clave es si a Vázquez Mota la respalda el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que enfrenta también la disyuntiva de aliarse con Morena, de Andrés Manuel López Obrador, que entonces es la fórmula potencialmente ganadora desde la izquierda.

Apenas ayer domingo Encinas, quien renunció al PRD pero no se afilió a Morena, anunció que se propone como candidato a gobernador, con el objetivo de articular una alianza amplia de la izquierda en el Estado de México, pero aclaró también que jamás aceptará una alianza con el PAN.

“La tercera es la vencida”, dijo en lo que, en efecto, es su tercer intento de ser gobernador, pero sobre todo aludiendo a López Obrador, que frasea lo mismo y que significa un emplazamiento no sólo para el Edomex, sino para una alianza de la izquierda para la Presidencia de la República.

El esquema es simple: Si Morena de López Obrador va con Delfina Gómez, la que se perfila como candidata, y el PRD por su lado y Encinas por el suyo como independiente, como lo planteó, no sólo pierden la izquierda el Estado de México, sino la posibilidad del poder nacional.

La opción única es la unidad. Y el que tiene que ceder es López Obrador, sobre todo porque la facción perredista de los Chuchos –que ahora se hacen llamar Galileos– está claramente aliada con el PAN.

La unidad de la izquierda en el Estado de México es veneno para el PRI y para el PAN, pero también lo es para el 2018.

Del lado del PAN ayer domingo se registró un hecho que favorece la candidatura de Vázquez Mota, que promueve Ricardo Anaya, presidente de ese partido: Ganó la presidencia estatal Víctor Hugo Sondón, quien promueve la oposición al PRI-gobierno y perdió la oposición oficialista del cacique Ulises Ramírez, el artífice del pacto secreto de Peña Nieto con Felipe Calderón en 2006.

El problema del PAN es el mismo del PRD: que desde dentro haya grupos que conspiren en contra, partidos tan corrompidos como en los que la traición siempre está latente.

Apuntes

Para decir que son muy pobres, Felipe Calderón puso a Margarita Zavala a enseñar su casa, en un video que subió a las redes sociales, pero mostró apenas una pequeñita parte de las tres residencias edificadas en un terreno de casi 2 mil metros. Y nada que presenta sus 3de3.

Comentarios en Twitter: @alvaro_delgado

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Peña Nieto, PRInosaurio. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s